Theatre

EL TEATRO VASCO DEL SIGLO XX

DEL COSTUMBRISMO AL SIMBOLISMO POLÍTICO



© Patricio Urquizu (UNED)





  1. El teatro popular suletino
  2. Toribio Alzaga y Euskal Iztundea (1915-1936)
  3. El día del Teatro Vasco (1934-35-36) durante la 2ª República
  4. El teatro durante la guerra civil y el exilio
  5. Segunda etapa de Euskal Iztundea (1953-1981)
  6. Pierre Larzabal y Antonio Labaien
  7. Gabriel Aresti y Bernardo Atxaga
  8. La literatura dramática en la década de los 90
  9. Premios y autores
  10. Bibliografía



1. El teatro popular suletino

Siguiendo el esquema establecido en el análisis de la historia del teatro iniciamos este apartado hablando de las farsas y de las pastorales suletinas. Con respecto a las primeras es de señalarse que se hallan en pleno retroceso, aunque Hérelle considera que desde 1900 hasta 1938 se celebraban dos al año. Nosotros sólo hemos recogido cuatro textos en el Recueil des farces...(1998).

El primero de autor anónimo, en prosa bajo el título de Tzintzarrots y publicado en el semanario Eskualdun ona (1907) es de una comicidad y complicidad muy atractiva.

El segundo del poeta-bertsolari y a la vez alcalde bajonavarro Manex Etchamendi (1873-1960) en el que niega a los jóvenes el permiso de organizar este tipo de espectáculo.

El tercer texto es de Leopoldo Irigaray, traductor y compañero de Hérelle en sus estudios de campo en Zuberoa sobre el teatro popular, fue recogido en 1918 y se titula Peyrot eta Peyrotina. Trátase de once cuartetas más cercanas a los chiquitos que a las farsas en cuanto a estructura. Y el cuarto texto compuesto de 16 zortzikos, se titula Azken karrosako bertsuak "Los versos de la última farsa", recogidos por Satrustegi en la edición de los cantos de Valcarlos.

En lo referente a las pastorales vamos a dar sólo el cuadro de los títulos no representados en los siglos anteriores. Ya hemos dicho que en las representaciones de las pastorales del siglo XX se pueden constatar claramente dos etapas respecto a los temas abordados.

Una que va hasta mediados de siglo, con un gran vacío que va del año 1937, (el año de 1936 se representaron dos pastorales, una titulada Charlemagne representada en Atharratze y otra Roland y los doce pares representada por los jóvenes de Garindein) hasta el año 1951 en que empieza la recuperación de la mano de Pierre Salaber con la obra tradicional de Roberto el Diablo, y otra que va desde los cincuenta hasta la actualidad, siendo la evolución clara y significativa.

Los temas religiosos y los referentes a la historia de Francia tienden a desaparecer casi por completo, mientras que los referentes a la Historia del País Vasco son casi exclusivos, como se ve en la lista que damos a continuación. De la primera parte del siglo sólo tenemos dos pastorales editadas, una por Clement d'Andurain, en 1906 sobre Roldán y los vascos, y otra por Ithurry sobre Napoleon Bonaparte.

Fecha Lugar Título Pastoralista
1903 Ligi Louis XI. Jean Aguer
1903 Omizegañia Henri IV. Jean Aguer
1903 Uharte-Garazi Saint Louis
1906 Lambere Hirur martirak Jean Héguiaphal
1906 Arrokiaga Nabukodonosor Jean Héguiaphal
1908 Atharratze Eskualdunak Ibañetan C. d'Andurain de Maitie
1908 Xohüta Santa Helena
1909 Urdiñarbe Abraham
1910 Barkoxe Mustafa
1912 Eskiula Napoleon
1920 Mendikota Abraham Pierre Salaber
1921 Iruri Aleksandre Pierre Salaber
1921 Lexantzu Daniel Pierre Salaber
1922 Mendi Astiaje Pierre Salaber
1924 Montori Aimunen lau semik Pierre Salaber
1925 Altzai Turk handia Pierre Salaber
1925 Ozaze Don Karlos Pierre Salaber
1926 Maule Juana Artekua Pierre Salaber
1926 Zalgize Müs de Bouillon Pierre Salaber
1927 Napoleon Jean Héguiaphal
1927 Xohüta Dona Andeü Pierre Salaber
1928 Aloze Abraham Pierre Salaber
1929 Santa Grazi Mois Pierre Salaber
1930 Atharratze Frantses Lehena Pierre Salaber
1931 Atharratze Don Carlos Pierre Salaber
1934 Atharratze Don Karlos Pierre Salaber
1936 Atharratze Charlemagne Pierre Salaber
1936 Garindein Roland y los doce pares
1951 Ozaze Robert le diable
1952 Ozaze Abraham Pierre Salaber
1953 Barkoxe Aimonen lau semik
1953 Ligi Santa Helena Pierre Salaber
1955 Eskiula Matalas Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1958 Maule Berreterretch Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1963 Gotañe Santxo Azkarra Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1966 Iruri Iruriko zalduna Pierre Salaber
1967 Maule Chiquito de Cambo Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1973 Altzai Pette Bereter Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1974 Barkoxe Etxahun koblakari Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1976 Santa Grazi Santa Grazi Junes Casenave
1977 Santa Grazi Maitena Basaburu Junes Casenave
1978 Garindañe Ibañeta Junes Casenave
1979 Atharratze Ximena Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1980 Urdiñarbe Iparragirre Pierre Bordazaharre "Etxahun"
1982 Phagola Pette Basaburu Junes Casenave
1985 Muskildi Allande Oihenart Arnaud Aguergaray
1988 Urdiñarbe Agosti Chaho J. M. Bedaxagar
1989 Altzai Zumalakarregi Junes Casenave
1990 Maule Abadia urrüstoi Jean Louis Davant
1991 Larrañe Xalbador Roger Idiart
Muskildi Harispe Pier Paul Berzaitze
1992 Santa Grazi Santa Kruz Junes Casenave
1993 Gotañe Eüskaldunak Iraultzan Jean Louis Davant
1994 Donaixti-Ibarre Mixel Garikoitz Junes Casenave
1995 Arrokiaga Agirre presidanta Jean Louis Davant
1996 Garindañe Sabino Arana Arnaud Aguergarai
1997 Atharratze Atharratze jauregian Pier Paul Berzaitze
1998 Barkoxe Herriko semeak Patrick Queheille
1999 Altzai Agota Junes Casenave
2000 Eskiula Madeleina de Jauregiberri Pier Paul Berzaitze
2001 Xohüta Xuberoko makia Jean Louis Davant
2002 Altzürükü Urruti jauregiko Peixot Niko Etxart
2003 Idauze Ramuntxo Pier Paul Berzaitze
2004 Maule Antso Handia Jean Louis Davant

Es decir que tenemos en estos últimos años, a los siguientes autores vivos: Casenave, Davant, Idiart, Bedaxagar, Berzaitz, Etxart, Agergarai y Queheille. Ocho pastoralistas, el primero de los cuales, incluso ha escrito en francés una pastoral representada por los vecinos bearneses.

En este teatro, como señala Etchecopar los ejemplos de opresión (guerra, deportación, planificación lingüística, alienación económica, aculturación, etc.) sufridos por los vascos son numerosos. Los pastoralistas actuales intentan redescubrir o reescribir el pasado de los vascos, colocando casi sistemáticamente a los mismos en el lado de los cristianos, mientras que los otros, los del exterior se hallan ubicados en el bando de los turcos. Y esto funciona de maravilla, cuando se trata de mostrar al Enemigo, que la mayoría de las veces, son los Españoles y los Franceses, ya que es mucho más raro encontrar a estos como aliados. Y es cierto, que la estructura maniquea de la pastoral, esta separación en dos campos, el del Bien y el del Mal no favorece en absoluto ni la nuance ni la subtilité, ni la complejidad psicológica ni la sutilidad, ni la duda, ni la contradicción, ni la autocrítica, como es evidente, siendo como son los lazos entre mundo euskaldun y no-euskaldun tremendamente complejos.

Junes Casenave-Harigile, (Santa-Grazi, 1924) poeta, narrador y autor de pastorales, considera en una entrevista realizada en el semanario Argia, que en su opinión la Historia del País Vasco no se conoce y que poco a poco todo el pueblo, no sólo los intelectuales, debe conocer su historia, y no como la han visto los extraños.

Las fechas y fechos históricos del País Vasco han sido por lo general olvidados hasta hace poco, no tanto como indica Perez-Stansfield, al referirse al teatro español, enmascarados por la versión oficial del franquismo, sino que han sido casi totalmente ignorados y ninguneados desde mucho antes porque la mayoría de los escritores tanto de casa como de fuera se han interesado escasamente en plasmar literariamente sus eventos. No es raro, pues, que un anarquista recién fallecido, Marc Legasse, con un gran sentido del humor escribiera aquel Pasacalles por un País que ni existe.

En ciertas pastorales la afirmación nacionalista se caracteriza por una apología de un mundo rural antiguo, un pasado glorificado, y una antigua unidad vasca. Y se manifiesta de modo diferente y más reivindicativa en ciertas piezas, y sobre todo en los epílogos, propios a condensar el mensaje. La llamada a la unidad, la paz, la construcción de una patria de los vascos, el "Zazpiak Bat" (Los siete uno) es bastante general. Apoyándose sobre temas vascos consigue la pastoral ampliar el campo de sus receptores, es decir, que permite que Zuberoa aislada durante mucho tiempo se sitúe en el contexto de Euskal Herria, a la vez que los turistas de este lado del Bidasoa acuden a la representación y a dejar sus euros en el pueblecito donde se da la obra.

La audiencia de este teatro se halla considerablemente aumentada por la edición del texto en francés, español e incluso a veces en euskera batua "vasco estándar". Aunque también es verdad que al ser tan largas y pesadas las cantinelas de versos (por lo que últimamente han proliferado los bailes y los coros dentro del espectáculo), y al ser en campo abierto durante el verano, dicho espacio sirva a los espectadores que se encuentran durante el mismo para preguntarse sobre los pormenores y las novedades en la vida de su familia y de los amigos comunes.

La pastoral, como hemos ya señalado, pasa a ser patrimonio vasco, - no sólo suletino -, y contribuye a forjar un sentimiento de identidad. Los textos, apoyándose en un consenso implícito al rededor de la vasquitud, permiten federar tanto a nivel de actores como a nivel de público posiciones y opiniones divergentes. Permiten salvaguardar una aparente unidad vasca, y así los intereses dispares y a veces divergentes de las clases sociales vascas no se abordan.

Los temas históricos, lejos de toda realidad contemporánea, a pesar de los paralelismos, a veces buscados de modo un tanto forzado, evitan enfrentarse a las divisiones actuales de la comunidad vasca y a la fragmentación del movimiento nacionalista. Los héroes, dadas las características de este teatro, son de una pieza, no aparece la ambigüedad, ni la complejidad psicológica por ninguna parte, y se apoyan en rasgos un tanto mitológicos de la antigua aristocracia guerrera y cristiana (sentido del sacrificio, del desafío, nobleza de sentimientos, heroísmo, generosidad, valentía, gratuidad, etc.)

Y como subraya Jean Haritschelhar este teatro popular, en un doble sentido, porque ha sido representado por el pueblo y para el pueblo se está transformando en teatro nacional por su evocación del pasado histórico o legendario. Si antes era la escuela del pueblo desde el punto de vista religioso, ahora se ha convertido en la escuela donde el pueblo aprende la historia del País, de sus personajes y aprende a amar la lengua y literatura que ha sabido mantener y conservar tan extraordinariamente desde tiempos ancestrales.

Jean-Louis Davant (Ürrüxtoi-Larrabile, 1935) miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca desde 1975, uno de los fundadores de Embata y de EHAS, profesor y autor de varios libros de historia y poesía ha publicado las siguientes pastorales: Abadia Urrustoi (1986) sobre la vida del mecenas Antoine d'Abbadie, creador de los Juegos Florales en 1851, que representaron las ikastolas de Zuberoa en 1990; Eüskaldünak Iraultzan (1993) sobre los Vascos y la Revolución francesa, y Agirre presidenta (1995) sobre la vida de José Antonio Aguirre y la guerra civil española; y Xuberoko Makia sobre la Resistencia (2001).

Roger Idiart, que participó junto con Etxahun en muchas de sus pastorales, y en la recuperación de la pastoral tras la segunda guerra mundial, es traductor y autor de canciones, así como de la pastoral Xalbador (1991), pseudónimo de Fernando Aire (Urepel, Baja-Navarra, 1920-1976), uno de los mejores bertsolaris de Iparralde, que junto con Mattin participó en la recuperación del género a ambos lados del Bidasoa.

Pier Paul Berzaitz (Muskildi), actor y autor de pastorales, que ha intervenido en bastantes obras como actor principal. Entre sus obras podemos mencionar Harispe Mariskala (Muskildi, 1991) y Atharratze jauregian (Atharratze, 1992). Es uno de los que mayores cambios ha introducido en la estética tradicional de la pastoral, en favor de la danza y el canto. Sus últimas obras Elkanoren semeak "Los hijos de Elcano"(1998), y Euskaldunen Izpiritua "El espíritu de los vascos"(1999) se acercan más que a la pastoral al género de la comedia musical.

Arnaud Aguergaray-Bordachar es autor de las pastorales A. d'Oihenart (Muskildi, 1985), y de Sabino Arana (Garindein, 1996). Esta representación que se celebró el 21 de julio adquirió una dimensión trágica ya que en la misma el actor Pierre Paul "Pipo" Etxebarne murió en escena, lo que no impidió que la obra siguiera hasta el final. Etxebarne era ya un actor de la vieja escuela, puesto que con 18 años participó en la representación de Robert le Diable, de 1976. La obra que podría caer en una apología del nacionalismo, está desarrollada en una estructura clásica, muy concentrada y contenida, dándose la imagen de un Arana universal y no localista.

Patrick Queheille (Barkoxe), con su obra Herriko semeak (1998), pretende hacer un homenaje a tres personajes de su pueblo natal. Beñat Mardo que en palabras de Chaho, fue uno de los mayores bertsolaris de su época, vingt volumes ne contiendraient pas ses oeuvres, s'il avait eu un sténographe avec lui dans les séances poétiques qu'il donnait en toute occasion. Pierre Topet Etxahun, tambien nativo de Barkoxe, considerado por Haritschelhar como el Verlaine vasco, uno de los mayores poetas románticos. Y a Léon Uthurburu, hombre también del siglo XIX, que tras emigrar y hacer las Américas volvió al rincón natal y legó todos sus bienes para los pobres y necesitados de Barkoxe.

Niko Etxart (Paris), hijo de exiliado suletino a la capital francesa. Conocido cantautor de obra propia, de canciones tradicionales y de rock. Su obra Ürrüti Jauregiko Peirot Pastorala (Altzürükü) (2002) es una recreación basada en baladas tradicionales que se ubican a finales del XV y en el XVI.

2. Toribio Alzaga y Euskal Iztundea (1915-1936)

Las veladas teatrales fueron extendiéndose de San Sebastián a toda la provincia de Guipúzcoa con tal intensidad que Gregorio Múgica, director de la revista Euskalerriaren alde (1911-1931), al hacer una relación de las obras euskéricas representadas en la provincia en el año 1912, y a pesar de no recoger noticias de muchos pueblos nos da el siguiente cómputo: 72 obras distintas, a saber, 19 monólogos, 40 piezas de un acto, y 13 de tres actos siendo los autores preferidos Marcelino Soroa y Avelino Barriola.

Así mismo dicha revista Euskalerriaren Alde creó el año 1912 una colección específica de obritas teatrales, denominada Izarra, que publicó entre los años 1912 y 1931 veintiséis obritas, la mayoría del género cómico, siendo el más publicado Toribio Alzaga con seis.

Toribio Alzaga (San Sebastián, 1861-1941) ya siendo niño de trece años participó en la representación de Iriyarena, a las órdenes de Soroa, lo que marcó el destino de su vida. Desde el año 1888 en el que le concedieron el primer premio por su obra Aterako gera, no dejó de escribir y adaptar obras para el teatro, -más de una veintena-. Fue él quien puso en marcha el carro vasco de Tepsis, recojo las palabras de Labayen gurdi ingenioso y primitivo si se quiere, pero al que dio impulso abriendo camino seguro para un ulterior desarrollo y perfeccionamiento del arte escénico eúskaro. Hombre de gran sensibilidad, además de autor fue crítico, como lo indican estas palabras suyas, escritas al hablar de la representaciones euskéricas: ... es hora de que en las obras vascas no se fíe al patriotismo del público el éxito de aquéllas, sino que se procure obtenerlo mediante el concurso de cuantos medios ofrece el arte para el mayor esplendor de las representaciones dramáticas.

Estas inquietudes se plasmaron en que el ayuntamiento donostiarra creó una junta Auxiliar de Teatro, la cual a su vez tras un informe emitido por el concejal y autor teatral Avelino Barriola, miembro de la Comisión de Fomento, aprobó la convocatoria de una Cátedra Municipal de Declamación Euskara, cuyas bases y reglamento recogido por la revista Euskal-Erria decían entre otras cosas: El profesor tendrá la misión de instruir a los alumnos en aquellos concocimientos relacionados con el Teatro en su aspecto general, haciendo al propio tiempo las oportunas aplicaciones al especial carácter a que se contrae esta clase; enseñará a leer y declamar en euskera con la posible perfección, instruyéndoles al mismo tiempo en la mímica y movimiento escénico, y en todo cuanto se refiere a la representación dramática en sus diferentes aspectos, procurando que la enseñanza tenga un carácter fundamental y eminentemente práctico.

El veredicto del concurso fue unánimemente favorable a Alzaga, que instaló su cátedra en la Academia Municipal de Música. Trabajador infatigable, ya para el año tenía en su repertorio las siguientes obras: Lagun txar bat y Gai dagoenaren indarra de Barriola, Dollorra y Atzertokiya de Elizondo, Barrenen arra de Soroa, Mikelatxo de Gamboa, y sus Bernaiñoren Larriyak así como Axentxi ta Kontxesi.

Si el grupo teatral Euskal Fedea obtuvo hasta el año 15 muchos éxitos, a partir de esta fecha Euskal Iztundea no dejará de cosechar triunfos, y no sólo en San Sebastián (59 representaciones), sino que sus obras se verán por toda Guipúzcoa (109), Vizcaya (3) e incluso Lapurdi (1).

Durante veintidós años representarán 51 piezas diferentes, entre las que destacan por su número de representaciones Ramuntxo (18), Garbiñe (13) y - Ezer ez ta festa (11), es decir, dos dramas y una comedia, aunque la mayor parte del repertorio se hallaba compuesto por comedias. Los autores más representados serán así mismo Alzaga con veintitrés piezas, Barriola con cinco y Garitaonaindia con tres, Elizondo, Eleizegui, Olaizola, Soroa, Iraola, Tellería con dos, etc.

La obra Ramuntxo, basada en la novela de Pierre Loti, fue presentada con música de Gabriel Pierné, en versión ópera en el Odeón de Paris, en Cádiz y Madrid, pero tras ser un fracaso en todos estos sitios, la traducción y los arreglos de Alzaga, pues era necesario dar vivacidad al diálogo y algo más de fondo a la obra, dieron su fruto y fue un gran éxito, no sólo en la preguerra sino también bajo el franquismo. Incluso se hizo un fil del mismo título.

Otra de las obras que más alabaron algunos críticos fue Macbeth, traducida también por Alzaga con el título de Irritza "Ambición", y reduciendo los cinco actos a tres y un prólogo, que se presentó dos veces, una en 1924 y otra el año 1925. Otros críticos, sin embargo, opinaron que dado el tipo de público y a pesar de la falta de lo original que suponía en el ámbito vasco dicha producción era estéril y prematuro el experimento.

Una de las piezas más admiradas será también la titulada Garbiñe, de Catalina Eleicegui, drama histórico en tres actos, cuya acción se remonta al siglo XIII, y no deja de tener semejanza con la Marianela de Galdós. Esta pieza según un amable cronista de la época no parece de una autora que empieza sino de una que llega.

Xabier Mendiguren en el prólogo de la edición de algunas piezas de Alzaga que titula como "Toribio Alzaga edo euskal teatro burgesaren nahi eta ezinak" "Toribio Alzaga o los intentos y fracasos del teatro burgués vasco", compara las figuras de Barriola y Alzaga, dos amigos donostiarras que intentaron con distinta fortuna elevar el nivel del público de teatro, y pasar del costumbrismo popular a la creación de un teatro burgués nacional. Considera que Alzaga, gran experto en los juguetes cómicos, y en los diálogos chispeantes fracasa en su intento por no haberse apropiado adecuadamente la ideología nacionalista. Barriola, al contrario, tiene más éxito al presentar en sus dramas, la burguesía nacionalista vasca, en la que la mujer tiene un papel predominante, y la lengua se dignifica, huyendo del casticismo y del "olor a caserío", y abriendo, pues, nuevos rumbos al teatro y consiguiendo un calidad anteriormente no lograda.

Al mismo tiempo que se desarrollaba esta actividad en la capital donostiarra y en la provincia, al margen de las representaciones esporádicas, en Iparralde después de la primera guerra mundial, va a surgir un teatro de "Patronage", es decir, un teatro patrocinado sobre todo por la Iglesia Católica, que tiene su inicio en Senpere el año 1921 de la mano de Mr. Mirande. A éste le seguirá en sus "comedias", un teatro fundamentalmente cómico, ligero, en el que se creaba una simbiosis bastante perfecta entre público rústico y actores, y se representaban temas de brujas, diablos, mercados, matrimonios, solteros, solteras, etc..

Sus autores son Jean Barbier, Léon Léon, Pierre Lafitte... Casi todas ellas se editarán en Gure Herria, revista que surge en Bayona el año 21 y en su primera fase se publicará hasta el inicio de la segunda guerra mundial el 39.

3. El día del Teatro Vasco (1934-35-36) durante la 2ª República

La tercera época del Nuevo Teatro Vasco es la que se desarrolla durante la 2ª República, y es la culminación de una fase iniciada en 1876, y la de mayor aceptación de público. Como señala Iñaki Barriola el grupo denominado Euskaltzalea Elkarteak "Asociación vasquista" que nace el año 28, comienza a organizar, primero el Olerki Eguna "Día de la Poesía" y viendo el gran éxito que consigue, trasladarán la idea al campo del teatro, organizándose en el trienio de 1934-35-36, el Eusko Antzerti Eguna "El Día del Teatro Vasco". Para ello y a través de la revista Antzerti, que surge bajo la dirección de Antonio Labayen el año 1932, se organiza un concurso de obras teatrales, dando el primer año los siguientes premios:

  1. A J. Karraskedo por su drama Etxe aldaketa;
  2. A A. Amonarriz por su comedia Iturrian; y
  3. A A. Arozena por su monólogo Urteurrena.

Asimismo en el concurso de grupos teatrales que se celebró en San Sebastián durante los meses de febrero, marzo y abril, y en el que participaron trece grupos distintos, doce de Gipuzkoa y uno de Bizkaia, siendo la mayoría grupos formados en los batzokis (Pasajes San Pedro, Urnieta, Donostia, Ondarroa, Bergara, Rentería, Soraluze, Tolosa, Deba, Alegia y Zumaia), quedó vencedor el grupo veterano dirigido por Alzaga con la obra Ramuntxo.

El 6 de mayo se celebró con gran pompa el Primer Día del Teatro Vasco en el Museo San Telmo de San Sebastián, estando presentes todos los prohombres del momento, y siendo elegida por unanimidad la nueva junta de Euskaltzaleak que quedó formada del siguiente modo: Presidente, Monzón; Secretario, Ariztimuño "Aitzol"; y vocales de la sección de Teatro, Labayen y Karraskedo.

En el año 35 tras presentarse once originales las obras premiadas fueron Gabon de Tene Muxika, y Balujan de A. Arozena. Esta vez los grupos que se presentaron al concurso fueron once, también formados en los Batzokis y Euzko-Etxea "Casas Vascas" (Isasondo, Alegia, Lezo, Zarautz, Legorreta, Oiartzun, Legazpi, Hernani, Azkoiti, e Irun). El grupo vencedor fue el denominado Mendiburu de Oiartzun, con la obra de los hermanos Lekuona, titulada, Eun dukat, la cual tuvo gran aceptación no sólo en Gipuzkoa sino también allende la frontera en Lapurdi.

Y finalmente a comienzos del año 36, durante el primer trimestre se celebró el Tercer Concurso de Teatro Vasco participando esta vez nueve grupos (Alegi, Ondarroa, Irura, Tolosa, Oiartzun, Andoain, Donostia, Zumaia y Hernani). La obra ganadora del certamen literario fue la de Karraskedo titulada Garoa usaia, basada en la novela Garoa de Domingo Agirre, por lo que recibió un premio de 250 pesetas. Esta se representó el 18 de mayo, durante el III Día del Teatro Vasco, en el teatro Victoria Eugenia, siendo el grupo teatral Euzko Etxea de Donostia.

Pero la actividad teatral no se ceñía exclusivamente a la capital guipuzcoana, pues en Vizcaya, bajo el mecenazgo de Manu Sota (considerado por Labayen en la revista Antzerti, como el Cocteau vasco) y con la valiosa ayuda de Esteban Urkiaga "Lauaxeta" crearon un movimiento que se extendió por casi todos los pueblos vizcaínos. Así, Durango, Bermeo, Lekeitio, Yurre, Lezama, Mungia, Bedia, Zamudio, Gernika, Mundaka, Galdakao, Abadiño, Gatika, Forua, Larrabetzu, Getxo, y Sopuerta, entre otros fueron lugares apropiados en los que se representaban no sólo monólogos y comedias costumbristas, sino que se intentó llevar a un público no muy habituado, obras de Yeats, Maeterlinck y Pearce, adaptadas al genio y a la lengua vasca, obteniendo una gran aceptación.

Es digno de señalarse que también se da una relación del teatro con la Radio. Y así podemos encontrar en la Radio Donostiarra todos los miércoles de 20 a 21 horas bajo la dirección de los escritores Zubimendi y Arzelus lecturas drámaticas entre las que podemos destacar el año 1932 a los actores Beorlegi y Egilegor con las siguientes obras: Joxe Ebaisto, Arpuxa kalean, Neskazarra...

Según informa la revista Antzerti dirigida y creada por Labaien el año 1934 se leyeron bajo la dirección de Arozena las obras Mox, Miss, Xapi, y Axentxi ta Kontxesi, con la participación de los actores Egiguren y las señoritas Toledo...

Este momento áureo del teatro vasco bajo la República, se puede seguir paso a paso en la dicha revista Antzerti, que en menos de cinco años, publicó más de cincuenta piezas.

El teatro de 1876 a 1936 se halla unido al movimiento vasquista y nacionalista. Cultura vasca y teatral surgen casi de la nada tras la tercera guerra carlista y van a tener en los años treinta su mayor esplendor, pero como otros movimientos culturales y populares semejantes del estado recibieron un golpe casi mortal con el levantamiento franquista.

4. El teatro durante la guerra civil y el exilio

Como acabamos de señalar el teatro es el género que ha tenido en euskera un mayor cultivo, sobre todo en la época de la preguerra denominada por algún crítico como la edad de plata de la literatura vasca.

De enero a mayo, es decir, durante el invierno y la primavera, se representaban todos los domingos en San Sebastián obras que preparaban las juventudes nacionalistas de Guipúzcoa y Vizcaya con gran esmero y entre las que sobresalía el grupo donostiarra dirigido por Toribio Alzaga Euzko Iztundea [Escuela de Declamación Vasca].

Faltan, sin embargo, estudios monográficos que analicen dicha época, y los trabajos que el autor de este artículo ha realizado con una obra de afán merarnente divulgativo abarcan todo el panorama de la historia. Centrándonos en el período de la guerra, veamos lo que nos dice Robert Marrast sobre el teatro en dicha época:

En aquest país, les activitats del teatre profesional van centrarse principalment en espectacles lirics, óperes i ballets, patrocinats pel Consell de Cultura del govern basc (Testimonio de Leizaola, 1963). A Bilbao, el mes de novernbre de 1936, funciona el grup teatral de la Federación Universitaria Escolar de Euzkadi (UFEH) Bide Berria, sota la direcció de Luis Mújica i Antonio Ramirez. Va donar quatre o cinc representacions a benefici dels combatents i de llurs al Coliseu Albia, i després al front i als hospitals militars. El programa comprenia muntatges escénics de poemes del Romancero Gitano de García Lorca, poemes sobre la defensa de Madrid i congons revolucionáries. A vegades, els actors improvisaven sobre un tema donat, com en el cas de Combate de Luis Mújica, destinat a protestar contra els bombardeigs dirigits contra la població civil. El mes de setembre de 1936, una companya patrocinada per la junta de Espectáculos del Auxilio Social de Vizcaya va presentar al Coliseum Albia de Bilbao una obra de qualitat: Los cuatro caminos amb Guillermo Soto; al Teatre Arriaga, la companyia de Diaz Axtigas-Collado va donar una serie de representacions de Dueña y Señora de Navarro y Torrado.

En 1937, según nos informa el diario Eguna, todavía se representaban en Bilbao piezas de teatro tanto en cuskera como en castellano. Y así constatamos que el once de febrero el grupo Bilboko Euzko Gaztedija [Juventud Vasca de Bilbao] representa las obras Ezer ez ta festa "Por nada hay fiesta!" e Iru gudari "Tres milicianos" siendo esta útima obra de Pearse, traducida y arreglada por Manu Sota y Lauaxeta.

Y no sólo en Bilbao, en la Provincia -en la zona no ocupada-, también se ponen en escena obras teatrales como Nekane [Dolores], y Uste diñat [Me parece] en el pueblecito de Ea, y Negarrez igaro zan atsua [La vieja que pasó llorando], obra de Yeats traducida y arreglada también por Manu Sota y Josu Altuna, representada el 4 de febrero en Bermeo.

Ese mismo 4 de febrero en el teatro Albia de Bilbao escenifican los jóvenes de Euzko Eresbatza y de Izquierda Republicana conjuntamente el drama histórico Libe de Sabino Arana.Y en el Liceo de Barcelona en solidaridad con los vascos se representará la obra de Arturo Campión Pedro Mari, el 30 de mayo de 1937.

Estanislao Urruzola, Uxola (Tolosa, 1909-1986), gudari que pasó por diversas cárceles, siendo su última visita en el período último del franquismo (1971), es un autor prolífico, ya que ha escrito y publicado novelas, poemas, y traducciones. En el prólogo de su obra teatral Askatasun Garratza [Amarga libertad] nos cuenta que escribía sus obritas teatrales incluso en la cárcel de Larrínaga (1938), donde en compañía de los otros presos llegó a representar alguna de sus piezas.

Al otro lado del Bidasoa, la revista Gure Herria seguía publicando en Bayona sus textos, entre los que hallamos una obrita traducida por Antonio Labayen (Tolosa, 1898-1994). Este último es el primer crítico de teatro tanto en los años de la preguerra como en la posguerra, ya que fue el director de la revista Antzerti, que duró en su primera época los años 32-36, publicando 54 números en los que además de noticias y críticas teatrales aparecieron como hemos dicho más de medio centenar de textos teatrales, unos originales, y otros traducidos del castellano, francés, alemán y griego.

Exiliado lo mismo que José Miguel Barandiarán en el pueblecito laburdino de Sara durante ocho años, dedica de este modo su comedia Muga [La frontera], editada en Bayona en la revista Eusko Yakintza: A Madame Dutournier. Cierto día, viniendo de la frontera, conocí a una Señora de gran corazón en Seroraenea. Hoy le ofrezco en agradecimiento y amistad esta breve pieza, que espero no la descubran los carabineros.

La revista Euzko Gogoa, que se publicó en Guatemala y Biarritz (1949-1959), dedicó al teatro un lugar preferente, exactamente el 19,5 por 100 de sus textos, pudiéndose encontrar en ella tanto creaciones como traducciones.

Entre los creadores hemos de señalar a Jon Etxaide, Antonio Labaien, Telesforo Monzón y Etienne Salaberry; y entre los traductores a Andima Ibiñagabeitia, Vicente Amézaga, Jokin Zaitegi y Benito Larrekoetxea que traducen respectivamente a Benavente, Esquilo, Sófocles y Shakespeare.

Sin embargo, no tuvieron gran aceptación estas traducciones, ya que por ejemplo Lafitte comenta lo siguiente de las versiones griegas de Zaitegi: «Zer pentsa Sopokeleren trajeriez? Errazago direla grekeraz euskeraz baino... » [¿Qué se puede pensar de las tragedias de Sófocles? Que son más fáciles en griego que en euskera...]

Y cuando escribe un prólogo a las versiones de Platón de Zaitegi, piensa que el traductor está echando a perder su talento. Y con respecto a la traducción de Virgilio de Ibiñagabeitia, dice:

Eskual-unibertsitate edo Ikastegi goien bat eralk baladi egun batez alai berria daukuten Itzulpena arras baliosa litake, goreneko mailean litazken ikaslentzat. Anartean badut beldurra irakurle gutti izanen duen, zeren holako lan batek ez baitu oraikotasunik.

[Cuando se cree una universidad esta traducción será muy valiosa para los alumnos de más alto nivel. Mientras tanto, temo que tendrá pocos lectores, ya que trabajos de este tipo tienen muy poca actualidad.]

Estas palabras escritas en el semanario Herria (9-III-1967) tienen aún su vigencia hoy día, a pesar de que la Universidad del Pais Vasco ya funciona desde hace más de veinticinco años. Sin embargo, esperamos publicar pronto estas traducciones de autores teatrales clásicos, que con una mínima adecuación ortográfica y morfológica para acercar al lector actual habituado a otras pautas de lectura, pueden servir de acercamiento al mundo teatral europeo.

5. Segunda etapa de Euskal Iztundea (1953-1981)

María Dolores Agirre, infatigable mujer que a sus noventa y tantos años seguía dando clases de euskera, fue quien reorganizó de nuevo el grupo de Alzaga del que era ella primera actriz y que ha sido el de vida más larga en la historia del teatro vasco. En esta segunda fase, Euskal Iztundea, que se estrenó con la obra Ramuntxo, el 21 de diciembre de 1953, en el viejo Kursaal de Donostia, mantendrá una intensa vida teatral sobre todo en las décadas del 50 y del 60, llegando a representar en 92 actuaciones 33 obras diferentes. Sus actuaciones no sólo se dieron en Donostia, sino que se extendieron también a Bergara, Zarautz, Tolosa, Bilbao, Azpeltia, Irun, Elizondo, Andoain y Hernani.

Nos podemos preguntar si era un Teatro de la Derecha, utilizando las palabras de José Monleón, pues no faltaban adaptaciones de Alejandro Casona como *Txalupak jaberik ez "La barca sin pescador". Mas no faltaban tampoco adaptaciones de las obras de Molière, Gheon, Loti, Tagore, García Lorca, Lozano, Buero Vallejo, Pío Baroja y Campión; ni tampoco creaciones de los autores tradicionales como Soroa, Alzaga, Barriola, etc., o de los nuevos como Larzabal o Monzón, por lo que se puede considerar, dadas las circunstancias, un Teatro de Resistencia, y como un gran éxito su supervivencia en un clima tan adverso, al par de muy positiva su labor en la conservación del euskera.

Ya por los años 60 van surgiendo grupos de teatro a lo largo de todo el País, y será otro grupo donostiarra el que destacará en ese momento. Se llamaba Jarrai (1 960-65) y supuso una ruptura con los viejos moldes nacionalistas, ya que aparte de representar a Muñoz Seca, llevaron a las tablas a Tennesee Williams, Priestley, O'Neill, lbsen y Camus, lo que supuso una lucha de generaciones y de propuestas teatrales.

6. Pierre Larzabal y Antonio Labaien

Podemos considerar tanto a Antonio Labaien como a Pierre Larzabal los dos pilares básicos del teatro vasco, el primero de Hegoalde y el segundo de Iparralde y como se podrá constatar por el catálogo de sus obras son ambos los autores mas prolíficos. Empezaron ya a publicar en la preguerra y hoy es el día en que Labaien (Tolosa, 1898), sigue todavía trabajando.

El escritor tolosarra, aunque muy crítico con las nuevas generaciones, ha sido el traductor de autores vanguardistas del siglo XX, como Castelao, Dürrenmatt, lonesco, Frisch y Brecht, por lo que su postura se puede considerar un tanto ecléctica. Por un lado critica a los grupos jóvenes que se atreven a trasladar al escenario autores europeos o americanos, y por otro lado introduce en el mundo vasco autores representativos del teatro simbolista, del teatro del absurdo o del teatro épico.

Más claro es el posicionamiento de Larzabal, cuya pieza símbolo se puede considerar que es Matalas. Esta obra representada por el grupo Antzezkilarien Biltzarra el año 1968 en Bayona, inicia una nueva etapa que bajo la animación de Daniel Landart, joven autor en esas fechas, ha dado sus frutos encomiables, en un tipo de teatro engagé, comprometido con la lengua y la historia del País, de la que se extraen personajes claves y sirven a la vez que de reivindicación básica, de enseñanza y recuperación de una historia extrañada deliberadamente por la oficial y recuperada a través del teatro, que halla en el drama histórico una fuente de inspiración casi inagotable.

Como señala Landart Etxahun, Bordaxuri, Matalas... son entre otros muchos famosos personajes los que al igual que en las pastorales modernas se intentan reinventar y recrear a través de la imaginación y de anacronismos poéticos con una función claramente didáctica.

Mas no es éste el único género que abordan tanto Larzabal como su discípulo Landart, ya que abundan entre sus obras, piezas costumbristas cómicas, piezas de crítica política y social contemporánea, y tampoco faltan obras de tendencia simbolista.

Se consideraba allá por el año 75, que en el teatro de la postguerra se habían dado tres generaciones, y creo que aunque puedan convivir las tres en un momento determinado dando la imagen un tanto ecléctica en la actualidad, es evidente que corresponden las tres a momentos políticos y culturales precisos.

En la primera en la que citaba a Nemesio Etxaniz y a Augustin Zubikaray, y a la que posteriormente Txuma Lasagabasterincluía a Larzabal y Begiristain, podemos hallar a los que inician su tarea en la preguerra y la prosiguen infatigablemente en la postguerra, como María Dolores Agirre y Antonio Labaien, cuya producción es bastante heterogénea.

La segunda que surgía en los años 60 tenía como representantes a Gabriel Aresti y Salvador Garmendia. Mas la obra de este último Historia Triste bat, aunque de mucho impacto en su momento fue muy aislada, y ese momento de ruptura y de teatro existencialista puede ser reivindicado también por su trayectoria y vida más larga por el grupo Jarrai.

Y finalmente la tercera generación de los años 70. La de Atxaga, Haranburu, Lete, Arozena, Landart... etc. A esta podríamos añadir otra más, que sería la de los escritores y grupos que surgen no ya en los últimos años del franquismo, sino en pleno postfranquismo, como Koldo Amestoy, Eneko Olasagasti, Xabier Mendiguren, Yolanda Arrieta...

7. Gabriel Aresti y Bernardo Atxaga

Gabriel Aresti (Bilbao, 1933-1975) es en palabras del joven crítico, autor dramático de éxito y director de cine Eneko Olasagasti azken antzerkigilea "el último autor teatral " (sic). Pero tal vez esta faceta sea la menos conocida del poeta bilbaino, que intentó plasmar en euskera a dramaturgos universales como Ugo Betti o Ramón de Valle-Inclán traduciendo sus Delito all'isola delle capre o Divinas palabras respectivamente; editar el teatro vasco del siglo XVIII reivindicando la figura de Barrutia, así como la farsa charivárica de Jakes Oihenarte, autor del siglo XIX titulada Kaniko eta Beltxitina; y crear obras propias acopladas al mundo de los jóvenes grupos teatrales y a los actores con los que tuvo una relación directa, y para quienes escribió Mugaldeko herrían eginikako Tobera "Tobera representada en un pueblo de la frontera", premio Toribio Alzaga de 1961, ...Eta gure heriotzeko orduan "...Y en la hora de nuestra muerte", Justizia txistulari "La justicia chistulari", etc.

Su figura crítica y tremendista, al modo de la de un lobo solitario, se revelaba en sus piezas contra la arbitrariedad del poder y la moral tradicional vasca creando una síntesis de tradición y vanguardismo, que podría clasificarse, dentro del valor relativo de toda etiqueta, como de teatro popular revolucionario. Sin duda alguna Aresti fue el gran animador del mundo cultural vasco de los años 60.

Uno de los autores promocionados por Aresti y que posteriormente ha logrado mayor proyección internacional, pero no por su obra teatral sino narrativa es Bernardo Atxaga.

Aparece en el mundo de las letras vascas el año 72 con una obra claramente simbolista, titulada Borobila eta puntua "El círculo y el punto", donde mezcla elementos populares con vanguardistas. Estos dos ingredientes serán precisamente los que reivindique en un manifiesto que bajo el epígrafe de "Euskal Theatro Berria(ren bila)" "A la búsqueda de un Nuevo Teatro Vasco" publica en la revista Anaitasuna.

Los tres ingredientes básicos de lo que denomina teatro NHI, serían lo que las iniciales de dichos nombres señalan exactamente. Es decir, N de Nacional, H de Herritar "popular" e I de Iraultzaile "revolucionario". Atxaga menciona a lo largo del texto, por un lado las formas tradicionales preteatrales y teatrales vascas, como el bertsolarismo, las pastorales y los juegos; y por otro lado, surgen los nombres de autores, teóricos y grupos del siglo XX como Stanislawsky, Brecht, Roy Hart, Grotowsky, Artaud, Peter Brook, Sastre, etc. Asimismo señala la experiencia realmente de vanguardia que se hallaban realizando en aquel momento los grupos teatrales Intxixu y Cómicos de la Legua.

8. La literatura dramática en la década de los 90.

Desde que publicara Atxaga hace exactamente veinticinco años este manifiesto la teoría y práctica teatral en Euskadi ha sido muy variada y de diversa fortuna. La actividad teatral con sus altibajos sigue estando viva en la escuela, en la calle, en los diversos talleres de teatro que han ido creándose bajo el mecenazgo de las Instituciones, sean municipales, provinciales o comunitarias. Los festivales y grupos teatrales, algunos de muy corta vida, se han multiplicado de forma extraordinaria, pero en muchos de ellos los grupos teatrales en euskera, tienen una presencia simbólica. Al lado de auténticos aciertos en la adaptación de clásicos mundiales como en el caso de Strindberg o de Darío Fo, otras veces los desaciertos en montajes multimillonarios como el caso de Pipin, han originado que la crítica de los diarios haya apuntado hacia una desafortunada política teatral y por ende cultural del Gobierno Vasco, que ha estado desde su creación en manos de políticos del PNV.

Su Antzerti Zerbitzua "Servicio Teatral" con el que hemos colaborado transitoriamente, dirigido de modo no muy acertado ha dado lugar a numerosas protestas del mundo teatral vasco y que, por ejemplo, la única revista de ámbito nacional Antzerti Berezia así como su colección de textos teatrales tuvieran una vida efímera, y que muchos municipios todavía se hallen sin unos locales teatrales adecuados y muchas veces se tenga que representar en frontones y polideportivos.

Sin embargo, las reflexiones del exconsejero de Cultura, Joseba Arregi, al presentar un estudio sobre la situación actual del teatro vasco, son relativamente exactas, ya que éste depende totalmente de las subvenciones concedidas por las instituciones, sin olvidar que muchos profesionales del teatro se ven obligados a trabajar en otros campos como el cine, la televisión y el doblaje para mantenerse.

En dicho estudio se reflejan también los datos de la existencia de 129 compañías vascas en activo, de las cuales 30 se autoconsideran profesionales, pero cuya situación en general es alarmante. El mismo panorama sino más alarmante es el que se refiere a la literatura dramática, que se halla bajo mínimos y casi a punto de desaparecer, cuando en el primer tercio del siglo era el género literario más abundante.

9. Premios y autores.

Entre los dramaturgos más jóvenes que han ganado los premios convocados por las diversas instituciones, Toribio Alzaga por la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia en unión del BBV, o el Premio Donostia Hiria "Ciudad de San Sebastián" con la GK que son los principales, hallamos los siguientes:

Premio Toribio Alzaga

1990, Xabier Mendiguren, Pernando, bizirik hago oraindio "Fernando, todavía vives".

1991, Luis Haramburu, St Cyran, Jainkoa gorderik "San Cyran, el dios escondido".

1992, Junes Casenave, Agota "El agote"

1993, Desierto

1994, Xabier Mendiguren, Hilerri itxia "Cementerio clausurado".

1995, Juanjo Olasagarre, Hegazti erratiak "Aves errantes".

1996, Martin Irigoien, Hautsi da kristala "Se ha roto el cristal".

1997, Karlos Linazasoro, Burdin denda "La ferretería".

1998, Juan Karlos del Olmo, Jon Gurea, Parisen hatzana "Juan nuestro, que yaces en París".

1999, Mikel Ugalde, Bake biltzarraren ildotik "En el surco del congreso de la Paz"

2000, Juan Karlos del Olmo, Aldi joana, Joana "Juana, se ha acabado el tiempo"

2001, Alaitz Olaizola, Zereko zera zertzen delako zereko zerarekin "De esto y lo otro"

2002, Aitor Arana, Lagun mina "Mi amigo del alma".

2003, Pablo Barrio, Ama, hor al zaude? "¿Mamá, estás ahí?"

2004, Pantxo Hirigaray, 40 urteak "Los cuarenta años"

2005, Joxean Sagastizabal, Moskatel team.

Premio Donostia Hiria

1991, Desierto

1992, Koldo Daniel Izpizua, Lore zimelduen sua "El fuego de las flores marchitas"(accesit).

1993, Xabier Mendiguren, Garaia da Euskadi "Garaia es Euskadi".

1994, Ramon Agirre, Errenta "La renta".

1995, Aitzpea Goenaga, Zu(t)gabe "Sin ti (tu apoyo)".

1996, Antton Luku, Tu, quoque fili.

1997, Anton Luku, Antxo Azkarra, edo Miramamolinen esmeralda "Sancho Azkarra o la esmeralda de Miramamolín".

1998, Pantxo Hirigaray, Beherearta.

1999, Francisco Javier Cillero, Uztailaren laua Renon "El cuatro de julio en Reno".

2000, Pantxo Hirigaray, Lamindegiko lamiak "Las lamias"

2001, Enkarni Genua, Ostiralero afaria "Cena los viernes".

2002, Pantxo Hirigaray, Garatenea.

2003, Xabier Mendiguren, Telesforo ez da Bogart "Telesforo no es Bogart".

2004, Alaitz Olaizola, Klitemnestraren itzulera "El retorno de Clitemnestra".

2005, Aitzpea Goenaga, Santxa kondesa.

Hagamos al menos una breve presentación biobibliográfica de estos autores galardonados en el género de la literatura dramática, el más olvidado de los géneros por los editores en la actualidad.

Xabier Mendiguren, (Beasain, 1964) es uno de los autores teatrales más premiados, pero según unas declaraciones muy recientes en el diario Egunkaria (1999-VII-10) dice que casi tiene abandonado el género dramático, ya que la edición de obras teatrales es bastante deprimente, pues el libro de teatro no tiene lectores. Pese a su edad, tiene ya tras de sí una amplia estela de literatura escrita y su obra teatral es la siguiente: Kanpotarrak maisu y Kultur ministrariak ez digu errukirik "De fuera vendrán..." y "Un Ministro de Cultura sin piedad", escritas ambas en 1986, ganadoras del Premio de Teatro "Telesforo Monzón" y editadas juntas en 1987. Las dos piezas son comedias satíricas. Publikoari gorroto "Odio al público", escrita también en 1986, ganadora del Premio "Toribio Alzaga" promovido por Euskaltzaindia y publicada en 1987. Experimento formal a modo de "happening" que realiza un actor con sus dos compañeros, que actúan representando al público, sobre la escena. Pernando, bizirik hago oraindio "Fernando, aún vives entre nosotros", escrita en 1986, también ganadora del mismo Premio antes señalado (1988) y editada en 1989. Semblanza de un famoso personaje cómico vasco de leyenda: Pernando amezketarra "Fernando el de Amézqueta". Zabortegia "El vertedero", Hiru jolas gaizto "Tres juegos malvados" y Horren maite zaitut "Es que te quiero tanto", las tres escritas en 1987 y publicadas en un sólo tomo en 1993. Garai(a) da Euskadi (juego de palabras que puede traducirse por "Ya es hora, Euskadi" pero que también hace referencia a una localidad vasca real: Garai, con lo que sería "Garai es Euskadi"), escrita en 1990, obra de planteamiento claramente nacionalista radical.

Otra obra es Hilerri itxia "Cementerio clausurado", escrita en 1994, y publicada en Primer Acto (1997). Mendiguren en su Beasain natal, vivió junto a un cementerio que, al cabo de los años, fue clausurado por obsoleto y sustituido por uno más amplio, en otro lugar. Desde su balcón, tuvo la oportunidad de observar cómo unos operarios municipales iban vaciando el viejo lugar de todos los restos humanos que quedaban, con el fin de dar al espacio un uso distinto del que había tenido. Esa imagen se le quedó grabada y, con el tiempo, le dio pie para crear una obra teatral en la que, durante la operación de "limpieza" de un camposanto, dos personas expresan sus afanes y sentimientos.

Y finalmente Telesforo ez da Bogart "Telesforo no es Bogart", en la que hace un remedo de la obra cienematográfica Casablanca, en la que el protagonista es Telesforo Monzón, Consejero del Interior del Gobierno vasco camino del exilio mexicano.

Luis Haramburu, (Alegia, 1947) es autor de numerosas obras históricas: Gernika (1977), Lancre, Loiola, Sabino, Zumalakarregi (1986), St Cyran (1992)... es probablemente el autor que intenta reflejar con más exactitud sus personajes, (siempre se trata de personajes históricos) depurarlos, simplificarlos y otorgarlos ciertos rasgos humanos, mas no lo consigue en general y sus figuras son más bien puros esquemas ideológicos.

Koldo Daniel Izpizua, (Zumaia) columnista habitual de El País, y novelista es autor de una obra titulada Lore zimelduen sua "El fuego de las flores marchitas" que se halla influenciada por los autores simbolistas y Arrabal presenta un mundo cercano al de Cementerio de automóviles.

Ramon Agirre, (Donostia) más conocido como actor estos últimos quince años, por su participación en diversas películas y seriales televisivos como Barrenkale es también autor de una obrita titulada Errenta "La renta ", en la que en clave cómica plantea las relaciones de unos jóvenes que se encuentran a la búsqueda de un piso en el que convivir, y los problemas entre ellos existentes.

Aitzpea Goenaga, (Donostia, 1959) también fundamentalmente actriz, que tras estudiar en Antzerti, Madrid y Nueva York volvió al País Vasco donde trabaja intensamente. Premio al personaje femenino en el festival de cine Paco Rabal de Murcia en 1992 por su actuación en Santa Kruz apaiza, "El cura santa Cruz". En su pieza teatral titulada Zu(t)gabe "Sin tí (tu apoyo), cuenta la vida de Isabel que acaba de perder a su marido Antton en una mirada retrospectiva en una especie de monólogo que acabará transformándose en diálogo entre ambos. En Santxa kondesa, drama histórico presenta la lucha por el poder político y eclesiástico de modo simbólico mezclándolo con reivindicaciones feministas actuales dentro de una estructura teatral bien elaborada y un lenguaje vivo y eficaz.

Juanjo Olasagarre (Arbizu), traductor de Auden, y autor de obras de poesía y viajes, es el creador de la obra Hegazti errariak "Aves errantes" (1996), obra vitalista y fresca, en la que los personajes huyen constantemente y alocadamente de sí mismos.

Martin Irigoien (Garazi) autor de allende los Pirineos, actor del grupo Hiruak bat "Los tres uno" , sus obras Amíkuzeko toberak (1991) farsa de crítica social actual y Hautsi da Kristala "Se ha roto el cristal" (1997) ambientada en el siglo XVI pero de tendencia simbolista, son de las mejores obras escritas en estos últimos años.

Karlos Linazasoro (Tolosa, 1962), autor de Burdindenda. Tragikomedia sasieruditoa ekitaldi bakarrean ("La ferretería. Tragicomedia pseudoerudita en un acto", 1998) plantea a través de dos únicos personajes El Vendedor y el Joven el tema de la comunicación, o mejor dicho, de la incomunicación entre los seres. Se mezclan en un ambiente cerrado y obsesivo, en una atmósfera axfisiante la ironía y el humor negro, en diálogos cortos y chispeantes en los que el suicidio planea de modo constante. Finalmente se abre una puerta a la esperanza, en un happy end y una serie de interrogantes como vía hacia la Belleza y la Utopía.

Antton Luku (San Francisco, 1959) vive en Ezterenzubi, Baja-navarra, es maestro, ha sido actor que ha participado en las representaciones de las toberas, y es autor de teatro, que también utiliza la materia histórica pero desde una perspectiva simbolista. Entre sus títulos podemos mencionar: Ezkonduko ditugu "Los casaremos" (1995), Tu quoque fili (1996), donde hace una crítica corrosiva de una familia burguesa de Bayona, Antso azkarra edo Miramamolinen Esmeralda "Sancho el Fuerte o la Esmeralda de Miramamolin"(1997), y para sus alumnos ha escrito Manuela y Gerezitzea "La época de las cerezas".

Pantxo Hirigaray (Baigorri, 1957), periodista de Radio Adour, corresponsal de Euskadi Irratia y desde el 84 de Irulegiko Irratia; actor del grupo Xirrixti-Mirrixti, con el que ha representado las obras de Daniel Landart (84, Nola jin ala joan "Como se viene se va"; 86, Gazteluko mutxurdinak "Las solteronas del castillo"; 91, Gezur mezur "Todo es mentira") y 95, India Beltzak "Las Indias negras"), tiene entre sus obras las siguientes: Antton eta Maria (teatro para radio), Otsoa eta bildotsa alegia "La fábula del lobo y del cordero" (escrita para el grupo teatral Kakotx), y las toberas Pontzio Gauxori "Florencio noctámbulo" (Baigorri, 92); y Otto Kristobal (Baigorri, 97). Premiado los años 200, 2002 y 2004 por las obras Lamindegiko lamiak "Las lamias", Garatenea, y 40 urteak "Los 40 años", en los que con una visión irónica, crítica y humorística de la realidad actual sobre todo vascofrancesa es uno de los animadores más activos del mundillo teatral de la Baja-Navarra.

Juan Karlos Del Olmo (Baracaldo, 1958), profesor y director del Centro Permanente del Taller de teatro de Baracaldo, desde 1993 trabaja como traductor en el ayuntamineto de Donostia. Publicó en 1995 un libro de cuentos titulado Innis Fodhla, amonaren ipuin irlandarrak "Cuentos irlandeses de la abuela Innis Fodhla", y es autor de la pieza teatral Jon gurea, Parisen hatzana "Jon nuestro que yaces en París" (1998), en la que tengo algo que ver, ya que los textos con los que se teje la vida de Jon Mirande, poeta y novelista vasco-parisien se hallan recogidos básicamente en cuatro obras diferentes que he publicado sobre el mismo. Otra obra suya es Aldi joana, Joana "El tiempo ha pasado, Juana" donde presenta la época renacentista en que gobernaba en Navarra y Bearn la reina protestante Juana de Albret.

Francisco Javier Cillero (Bilbao, 1961) narrador y traductor de Hemingway, fitzgerald, Bloch, Chandler, Twain, Dickens, etc., es premio Donostia Hiria "Ciudad San Sebastián" 1999 de teatro con su obra Uztailaren laua, Renon "El cuatro de julio en Reno", entre otras doce obras presentadas al concurso. En la misma ambientada en Estados Unidos, plantea el tema de la emigración y del encuentro de generaciones, y aunque trata de vascos el punto de vista utilizado es universal.

Encarni Genua (Donostia, 1942) creadora junto con su marido Manuel Gómez del grupo de marionetas Txontxongillo (1971). Con su espectáculo Erreka Mari, la última lamia del País Vasco ha recorrido Euskadi. Ha publicado también la obra premiada de título Ostiralero afaria "Los viernes cena", sobre la necesidad de diálogo en la sociedad vasca.

Pablo Barrio (Agurain, 1958) premio Alzaga 2003 con su primera obra editada: Ama hor al zaude "¿Madre, estás ahí?, donde cuenta de modo realista la cruel realidad del hambre y los diversos tráficos en África.

Aitor Arana (Legazpi 1963), autor prolífico que ha cultivado varios géneros y ha conseguido diversos premios. Entre estos el de teatro Alzaga 2002 con Lagun-mina "Amigo amado".

Mikel Ugalde (Rentería 1940), autor de Añarberen bila "A la búsqueda de Añarbe" y de Bake biltzarraren ildotik "Por la línea del Congreso de la Paz" premio Altzaga 1999. Presenta una visión de la problemática social y obrera del entorno en el que vive.

Alaitz Olaizola (Azpeitia 1975), premio Toribio Alzaga con Zereko zera zertzen delako "De esto y aquello" (2002), y premio Ciudad de Donostia con Clitemnestraren itzulera "El retorno de Clitemenestra" en la que hace una adaptación moderna del mito clásico griego.

Si hubiera de resumir el panorama de la literatura dramática vasca del postfranquismo indicaría que se dan diversas tendencias y corrientes (realismo, costumbrismo, simbolismo, teatro cómico, teatro trágico, teatro histórico, teatro del absurdo...) y que en general los autores son relativamente jóvenes. Que dentro del teatro histórico el dato y el rigor histórico interesan más bien poco, y no son sino una excusa o para la denuncia política de la actualidad o para que intervengan elementos poetizadores como la canción y la danza en la pastoral.

No es raro, por lo tanto que ante una visión objetiva y real negativa de la historia, y del horror diario de la violencia, - que últimamente parece haber remitido en nuestro espacio - , lo que esté proliferando sea el teatro cómico, algo que va con el lema de la poética teatral propugnada por Labaien en su poética, negarra labur irria luze, "el llanto corto y la risa larga", ya que como decía Rabelais es mejor escribir de risas "que de lágrimas, ya que el reír es lo propio del hombre".





Bibliografía:

ANDURAIN, C. d', (1906), Uskaldunak Ibañetan. Trajeria hirur phartetan. Eskualdun ona. Bayonan.

ANTZERTI ilabetekaria, (1932-1936). A. Labayen, director. Tolosa.

ATXAGA, B., (1974), "Euskal Theatro Berria(ren bila)", Anaitasuna, I-31, II-15.

BIDART, P. et al., (1987), Eskual Antzertia. Le théâtre basque. Université de Pau et des Pays de l'Adour. Bayonne.

ETCHECOPAR, H. (2001), Théâtres basques. Une histoire du théâtre populaire en marche... Gathuzain. Baiona.

GIL FOMBELLIDA, M. K., (2004), El teatro en Gipuzkoa (1970-1986). Apuntes para una historia de las artes escénicas en Euskal Herria. Mitxelena, Donostia.

IBISATE, M. L., (2005), San Sebastián, avanzada teatral. (1900-1950). Kutxa Fundazio, Donostia.

LABAYEN, A. (1965), Teatro éuskaro. Notas para una historia del arte dramático vasco, 2 vs. Auñamendi, San Sebastián.

MARRAST, R. (1978), El teatre durant la guerra civil espanyola, Assaig d'historia í documents, Barcelona, Institut del Teatre.

MUJIKA, G., 1913, «El teatro euskérico en 1912. Representaciones teatrales en Guipúzcoa: relación de las euskéricas dadas en 1912», Euskalerriaren Alde, 115-124.

--, 1920, "El teatro euskérico. Medios que pudieran ponerse en práctica para su difusión", Euskal Esnalea, 187-192.

NOGARET, J., (1926), «Une parade charivarique à Esterenzuby», BMB, 41-46.

OLMOS, L. et al. (2004), Festival Internacional de Teatro de Santurtzi. 25 años de teatro en Euskadi (1979-2004). Artezblai. Elorrio.

URQUIZU, P. (1998), Zuberoako Irri-teatroa. Recueil des farces charivariques basques. Préface de Jean-Baptiste Orpustan. Izpegi, Baigorri.

--, (1999), "Anacronismo, panfleto y poesía en el teatro histórico vasco del postfranquismo", Teatro Histórico (1975-1998), Textos y representaciones. Romera J. & Gutierrez Carbajo (Eds.), Madrid, Visor, pp. 595-605.

--, (2000), "La cultura del exilio vasco en eusquera", J.L. Abellán et al., Memoria del exilio vasco. Cultura, pensamiento y literatura de los escritores transterrados en 1939. Biblioteca nueva, Madrid, pp. 99-145.

URQUIZU, P. (ed.) et al. (2000), Historia de la literatura vasca. UNED. Madrid. URKIZU, P. et alt. (2002), "Teatro vasco", Teatro y cine vasco. Ostoa, Donostia, pp.1-100.

URKIZU, P. (2004), María Dolores Agirre eta Euskal Antzertia. Egan, Donostia.


© Foto: Erein

© Errenta: Kutxa Fundazioa

© Ostiralero afaria: Kutxa Fundazioa

© Heroien gaua / Amodioaren ziega: Artezblai

© Ankerki: Elkar

© Lamindegiko lamiak: Kutxa Fundazioa

© Jon gurea, Parisen hatzana: BBK Fundazioa