ANSELMI, Luigi

(Bilbao, 1954)

"Siempre he pensado que la poesía es un ejercicio demasiado privado como para hablar de ella ante desconocidos. «El juego de hacer versos», escribió, más o menos, Gil de Biedma, «se parece al principio al placer solitario y acaba pareciéndose al vicio solitario». Como mucho, escribimos para unos pocos amigos («I join these words for four people...», diría Pound). Y el posible lector desconocido no es nada más que eso: un posible lector desconocido...

La vida y milagros de un escritor, por otro lado, raramente revisten importancia. Sólo en casos extremos (como el del poeta y ganadero andaluz Fernando Villalón, por ejemplo) pueden igualar o incluso superar la propia obra.

Mi vida, por supuesto, es aún bastante más insignificante que mi obra, y en lo que a la literatura vasca se refiere, empezó en 1985 con la publicación en Pamiela de Zoo Ilogikoa. Para entonces ya había escrito muchos poemas, casi todos en castellano, unos pocos en inglés. Y aunque algunos se publicaron en revistas o periódicos, la mayoría ha cumplido su destino desapareciendo para siempre. De los escasos que se salvaron, algunos se publicaron más tarde en Cuando Arde el Agua (1988), Una botella al mar (1995) y A la Orilla del Tiempo (1998) junto a otros nuevos.

Si bien es cierto que Luis Gutiérrez Larrea nació en Bilbao en 1954, a principios de los años ochenta se produjeron unos hechos sin los que Luigi Anselmi, seguramente, no habría existido nunca. Mi tardía euskaldunización y la casualidad me hicieron conocer a un puñado de amigos (Larrea, Capeau, Aranaz...) que, afortunadamente, todavía conservo. Aparte del zer-nori-nork, y la diferencia entre el "haren" y el "bere", ellos me enseñaron a disfrutar con los clásicos labortanos o suletinos, a leer a Leizarraga, Axular, Tartas, Duvoisin, Laphitz o Mirande... También a Sarrionandia y Atxaga, por supuesto (Aresti era el único al que conocía de antes, gracias a las traducciones). Más tarde me animarían a escribir (o a quemar, según el caso); ilustrarían mis libros e incluso los publicarían magistralmente. Envoltorios excelentes para unos regalos bastante humildes, la verdad.

Alkohol(a) Poemak (1984) fué el primer proyecto colectivo, creo, que nos unió a todos en torno a Pamiela, que por aquel entonces era Editorial y Revista a la vez. Detallar todo lo que vino después resultaría demasiado largo y carente de interés para el lector desconocido."


Bio-bibliografia:

Luigi Anselmi, seudónimo de Luis Gutiérrez Larrea, estudió Filosofía y Filología Inglesa, y dicho idioma lo llevó a la enseñanza. Hoy en día sigue ejerciendo la misma profesión, aunque en lugar de inglés imparte euskera.

Publicó su primer poemario, Zoo ilogikoa (Zoo ilógico), en 1985 de la mano de la editorial y entonces también revista literaria Pamiela. Tal y como señala el crítico Daniel Abrisketa, en ese trabajo ya eran latentes las imágenes que pueblan su obra poética: «la naturaleza, la ciudad nocturna, el destino, el tiempo, la muerte o el alcohol. El zoo ilógico de la realidad» (in Abrisketa, Daniel. "Luigi Anselmi, esbozo de un poeta invisible", Zurgai, Julio de 2002, págs. 108-111).

En opinión de Iñaki Aldekoa, Zoo ilogikoa venía a mostrar «un itinerario poético itinerario poético anegado de clasicismo, rebeldía y vino». «Octavio Paz evocaba el sentido vital y espiritual del mismo vino en una memorable traducción de poetas chinos como Tu Fu: "Para los antiguos chinos -como para los viejos mediterráneos- la embriaguez era un estado de dichoso acuerdo con el mundo, una momentánea reconciliación con el fluir de la vida". No lo es menos para Anselmi, que se burla con fina ironía de la sequía a la que quisieran reducirle la racionalidad y la cordura previsibles de una moralidad pacata. No obstante, el poeta había optado ya por un zoo ilógico donde los animales que lo poblaban rompieran las cadenas de la necesidad a fin de instaurar el reino de la libertad. Dicha subversión de los elementos no deja de ser una clara metáfora a favor de la imaginación y la poesía» (in Aldekoa, Iñaki. Historia de la literatura vasca, Erein, San Sebastián, 2004).

Tres años después veía la luz Desiriko alegiak (Fábulas de la desciudad; Pamiela, 1988), poemario «urbanita» según señalan algunos autores, con clara influencia de la poética de Ezra Pound y Jon Mirande. Este libro supone para Abrisketa «Poesía de la des-ciudad, de la deconstrucción poética de ciudad, o el laberinto de la ciudad carcelaria como metáfora de la vida, del reino de la tristeza» (in Abrisketa, Daniel. Op. cit.). Con Desiriko alegiak Anselmi obtuvo el premio Xalbador Saria ex aequo con Patziku Perurena.

En Bacchabunda. Catulus-en omenez (Bacchabunda. En homenaje a Catulus; Pamiela, 1993) abundan los guiños dirigidos a poetas como Catulo y Omar Khayyam, siendo la obra un elogio a la vida hedonista. Aunque junto a la influencia de los poetas clásicos, vuelve a aparecer la imagen de la ciudad, Bilbao, en el fondo de los poemas. Para Amaia Iturbide, en Bacchabunda. Catulus-en omenez Anselmi «ha captado el tema de la transformación, impregnada de noches urbanas y vino». «Para sus transformaciones Luigi Anselmi ha optado por lugares y momentos concretos -la ciudad y la noche-, elevándolos al grado de símbolo. Esa ciudad es Bilbao (Luigi toma el nombre de Vinogrado, inventado por Jon Juaristi para denominar a su Bilbao), escenario del zoo ilógico o de las fábulas de la desciudad: "Hiri lohi eta ezain hau / eder bilakatzen da gauez" [Esta sucia y deforme ciudad / embellece por la noche]. Una de las características de la ciudad de Bilbao es la velocidad en la que cambia, la de ser un saco de desorden. No es una ciudad ya hecha, sino viva y medio deshecha, albergando un pequeño lugar para todos. Y Luigi Anselmi ha encontrado su sitio en la noches de Bilbao, en las noches de vino y alquímia» (in Iturbide, Amaia. "Ardoaren graziaz", Euskaldunon Egunkaria, 08-06-1996).

Igual suerte a los anteriores poemarios corre Gure ametsen gerizan (A la sombra de nuestros sueños; Pamiela, 2000). «El protagonista del poemario es la noche, y junto a la noche, su lazarillo, el alcohol. (...) La compañía de los amigos convierte a la noche en paraíso. Cumpliendo el alcohol el papel de intermediario, la sombra y la conversación de los amigos dan sentido a la noche. El autor ha añadido a casi todos los poemas de este libro una dedicatoria, con nombre y todo. Luigi Anselmi se muestra agradecido para con los que le han acompañado tanto en sus andanzas nocturnas como a la hora de escribir estas páginas; pues algunos son uno», ha escrito Aingeru Epaltza sobre el poemario (in Epaltza, Aingeru. "Bizi dugun gaua", Nabarra, 05-2002).

Sobre su siguiente trabajo, Gau ertzekoak (Noches extremas; Pamiela, 2004), Felipe Juaristi apunta que «los temas del poeta Luigi Anselmi son los de siempre, temas pequeños, del tamaño del corazón, pero su poesía, la de Luigi Anselmi, es una poesía cada vez más grande» (in Juaristi, Felipe. "Poeta", El Diario Vasco, 27-08-2004).

Bertzerenak (De otros; Pamiela, 2006) es el último poemario publicado por Anselmi.

Anselmi también tiene obra publicada en castellano. En ese idioma están escritos sus poemarios Cuando arde el agua (Pamiela, 1988), Una botella al mar (Pamiela, 1995) y A la orilla del tiempo (Pamiela, 1998).

Por otra parte, suyas son las traducciones al euskera de las obras Woyzeck-en kondaira de Georg Büchner (Iru, 1989), Azerri harrigarria de Roald Dahl (Alfaguara, 1991), Maizter misteriotsua de J. S. Le Fanu (Erein, 1991), Lurretako atari gisa de Eduardo Apodaka (EHU, 1991), Vanpiroa de John W. Polidori (Erein, 1993), y Nabarra de C. Day Lewis (Idatz & Mintz, 2004).


Más información sobre el autor y su obra en Internet:

© Foto de Luigi Anselmi: Zaldiero

© Desiriko alegiak: Pamiela

© Gau ertzekoak: Pamiela