ARISTI, Pako

(Urrestilla, 1963)

Se licenció en Periodismo en la Universidad del País Vasco, y desde entonces ha colaborado con varios medios de comunicación -La Voz, Egin, Liberación, Euskadi Irratia, Herri Irratia, Euskal Telebista-. Su labor periodística se vio premiada en 1992 y 1993 consecutivamente a través del galardón Rikardo Arregi.

Aristi publicó su primera novela, Kcappo (tempo di tremolo) (Erein, 1985), con apenas veintidós años. Con dicha obra dio comienzo a una trilogía que vendrían a completar Irene (tempo di adaggio) (Erein, 1987) y Krisalida (Erein, 1990), cuyo marco de desarrollo era el medio rural. Si bien en Kcappo no se nos daba grandes pistas con respecto a dicho escenario, tanto en Irene como en Krisalida adoptó el nombre de Belandia. Según señala la crítica literaria Maro Jose Olaziregi, «en el panorama literario de la década de 1980 la trilogía de Aristi recupera la vocación original de querer contar historias. (...) Estas novelas huyen de toda tendencia experimentalista, y a través de un estilo fresco y simple recuperan la dimensión épica del género. Las novelas de Aristi muestran una clara influencia de la novela negra (sobre todo de Chandler) así como del denominado dirty realism norteamericano, y en el ámbito vasco han sido consideradas como uno de los mejores ejemplos del neorruralismo. En estas novelas el autor ha reflejado el ambiente perverso del medio rural donde predominan la violencia y el sexo» (in Olaziregi, Mari Jose. Euskal eleberriaren historia, Labayru, Bilbao, 2002).

Pese a que en cuestión temática existe una relación entre las obras que componen la citada trilogía, a nivel estilístico hay una clara diferencia entre ellas. Tal y como recoge Olaziregi, «el tono de Krisalida está más cerca del realismo fantástico puesto que el autor, valiéndose del estilo de las fábulas, muestra animales a modo de personajes que hablan» (in Olaziregi, Mari Jose. Op. cit.).

A continuación llegaron Auto-stopeko ipuinak (Erein, 1994; Los informes informales, ed. Hiru, 1997), colección de cuentos de corte realista al estilo norteamericano, y la novela Urregilearen orduak (Erein, 1998; Las horas incontables, Erein, 2003). Con esa última el autor se hizo con el Premio de la Crítica. En Urregilearen orduak Aristi dejaba a un lado la visión tremendista de sus anteriores trabajos para adoptar un tono mucho más realista, a pesar de que en algunos pasajes de la obra podía percibirse una especie de toque simbolista. Las historias de los personajes que pululan por los dos principales escenarios de la novela, las tabernas que dirigen Fermín y Laura, dan sentido y estructura a esta obra-mosaico.

En cuanto a la poesía, Aristi primeramente publicó Iraileko ipuin eta poemak (Elkar, 1989), al que sucedieron Castletown (Erein, 1996) y Oherako hitzak (Erein, 1998). En opinión de Koldo Izagirre, «su poesía no tiene nada de prosaico -ni cuando ensucia premeditadamente el poema-, pero el sentido de la congruencia que presenta este poeta se obtiene mediante la larga práctica de la prosa. En su poesía no hay ningún adorno innecesario, difícilmente verterá ningún estereotipo lírico, cada palabra es pertinente, hasta tal punto que el propio título del poema actúa como un motivo más del texto. El poema es un escenario que debe vestirse con decorados mínimos. Al fin y al cabo, en la poesía de Pako Aristi la acción, las andanzas y dichos de los personajes es lo que cuenta» (in Izagirre, Koldo coord. Pako Aristi, XX. mendeko poesia kaierak, Susa, 2001). En ese sentido, «sus poemas parecen guiones, los leemos como si fueran breves cuentos, cortometrajes».

Iñaki Aldekoa se muestra favorable a lo señalado por Izagirre. «La belleza de algunos poemas de Aristi está en la frescura, en su naturalidad, como si la verdad -la suya: la que ha visto, vivido y conocido- hubiera encontrado en el poema la forma idónea para ser formulada. Es la suya una poesía desenfadada, sin complejos, que se atreve a sentenciar, sin parecernos nunca jactanciosa» (in Aldekoa, Iñaki. Historia de la literatura vasca, Erein, San Sebastián, 2004).

En 2003 salía a la calle de la mano de Susa Libreta horiko poemak (Los poemas de la libreta amarilla). En cuanto a estilo «es un poemario de línea clara, en el que cuentan los momentos y los segundos... Todo rápido, en tono narratibo, todo directo y cercano a la expresión oral», tal y como explica Jon Kortazar (in El País, 07-12-2003). La mayoría de los poemas recogidos en esta obra son autobiográficos, aunque también hay lugar para la crítica social. Debido a Libreta horiko poemak Pello Otxoteko llegó a definir al de Urrestilla como «atizador de una generación» (in Egan, 2004-1/2). Así ve Otxoteko la poesía de Aristi en el actual panorama literario vasco: «Es un proceso creativo, un medio de producción, pero al mismo tiempo la suya es es una actitud provocadora, atizadora, que denuncia la actitud "embotada", predecesora de la estética práctica. Además, él mismo confiesa lo siguiente: "...nik barruan astintzen duen zoriona maite dut, / ez kezkak baretzen dituena." (amo la felicidad que atiza desde dentro, / no al que calma el desasosiego)».

Esa necesidad de dar salida a su desasosiego tuvo continuidad en Gauza txikien liburua (El libro de las pequeñas cosas; Erein, 2004). En esta obra ecléctica el autor intercala narraciones, poemas, cuentos e incluso textos al estilo del reportaje periodístico, situándose con todos ellos entre la ficción y la autobiografía. En su última obra resulta incluso casi imposible diferenciar qué hay de inventado y qué de real en lo escrito: al igual que el anterior libro, Notebook (Erein, 2005) está compuesto por breves pasajes que en algunos casos parecen simples narraciones y en otros se asemejan a pasajes tomados de un diario personal. La mayoría son textos breves reflejo de lo cotidiano, no sólo en un plano exterior sino también interior.

Aristi también ha cultivado la literatura dirigida al público infantil y juvenil. Muestra de ello son Matinellok ez du kukurik entzuten (Martinello no oye al cuco; Erein, 1985), Zazpi pirata balsa batean (Siete piratas en una balsa; Erein, 1988), Azken lamiaren bila (En busca de la última lamia; Erein, 1991), Benetako lagunen aterbea (El refujio de los verdaderos amigos; Ibaizabal, 1998) y Nemesioren itzala (La sombra de Nemesio; Elkar, 2005). En cuanto al ensayo, es autor del libro Euskal kantagintza berria (Nueva canción vasca; Erein, 1985) . Por otra parte, Aristi publicó en el año 2000 con Txalaparta Venezuela, iraultza isilaren hitzak (Venezuela, las palabras de la revolución silenciosa).


Más información sobre el autor y su obra en Internet:

© Foto de Pako Aristi: donostiakultura.com

© Kcappo (tempo di tremolo): Erein

© Libreta horiko poemak: Susa