TXILIKU (Jesus Mari Olaizola)

(Zarautz, 1951)

Estudió Ingeniería Técnica aunque nunca ha ejercido en ese campo, es decir, como químico. También realizó Magisterio y durante algunos años trabajó en el ámbito educativo. Pero desde hace tiempo se dedica a preparar libros de texto escolares, sobre todo los relacionados con el área de ciencias.

La Literatura Infantil y Juvenil es la sección natural de Jesús Mari Olaizola Txiliku. A su primera publicación Zozoa eta biok (El mirlo y yo; Elkar, 1982) han sucedido más de veinte libros, en los que se aborda una temática variada. En todos ellos «Txiliku emplea un estilo directo, sencillo y natural. Su objetivo no es aburrir al niño con descripciones extensas, sino entretenerlo. En su opinión, el niño no debe huir del libro» (in Calleja, Seve. Haur literatura euskaraz, Labayru, 1994).

Entre sus primeras obras se encuentra la primera novela de ciencia-ficción dentro de la literatura infantil y juvenil vasca: 2061: antzinako kronikak (2061: crónicas de antaño; Elkar, 1990). Los jóvenes protagonistas de la historia se sitúan en la fecha a la que alude el título. En dicho período no existen los libros, por lo que deberán investigar qué es ese objeto. «Ya en esa manera que tiene 2061: antzinako kronikak de expresar desde el futuro la actualidad, existe una comparación entre la sociedad del futuro y la de este momento. A la hora de realizar esta novela de ciencia-ficción Txiliku se basa en la sociedad, en la evolución, en los cambios que trae la modernidad y en los inventos del futuro» (in Etxaniz Erle, Xabier. Euskal Haur eta Gazte Literaturaren Historia, Pamiela, 1997).

Por otra parte, el autor se adentró en la senda del realismo crítico para escribir Katixa eta Kroko (Elkar, 1992). «Una niña de cinco años echa la culpa de todas las travesuras que suceden en la casa, de las cosas que se rompen, de los libros arrugados, de las roturas en las hojas de los libros, etc., a un cocodrilo que ha huido de un libro de imágenes. El animismo le será de gran ayuda a Katixa a la hora de evolucionar, y a medida que va tomando conciencia de sus acciones, mayor será su determinación de atrapar al cocodrilo» (in Etxaniz Erle, Xabier. Op. cit.). A Katixa eta Kroko siguió el libro Katixa, Kroko eta Kokoroko (Elkar, 1997).

En la creación literaria de Txiliku también hay lugar para la aventura. Precisamente, Indianoa (El indiano; Elkar, 1993) «es una novela clásica de aventuras que parte de la realidad de nuestro pueblo, y en cuanto a argumento sigue la novelística del siglo XIX; el estilo narrativo, sin embargo, está más cerca de Las mil y una noches» (in Etxaniz Erle, Xabier. Op. cit.). El amor -Agure jakagorria (El viejo de la chaqueta roja; Elkar, 1995)-, el ecologismo -Hiru lagun (Tres hermanos; Elkar, 1995)-, la relación entre abuelos y nietos -Kikik koko nahi du (Kiki quiere coco; Elkar, 2000)- o la mitología -Amona Blasi eta herensuge-kumea (La abuela Blasi y la cría de dragón; Elkar, 2002), Jokin Galtzagorri (Elkar, 2004)- son otros de los temas que pueden encontrarse en sus obras.

Su hasta ahora última publicación, Osaba Bin Floren (Elkar, 2004; Trad. El tío Bin Floren, Planeta, 2006), recibió el Premio Euskadi de Literatura Infantil y Juvenil en 2004. El libro recoge los cuentos del tío Bin Floren publicados en el diario Euskaldunon Egunkaria y, tras su cierre, en Berria. La forma narrativa de la obra recuerda a Las mil y una noches, pues en el libro de Txiliku las historias que cuenta el tío Bin Floren se suceden unas a otras, a modo de cadeneta.

Otras obras del autor son: Kaltxaberde, Tturku eta Gotzon (Elkar, 1984), Papartxuri eta Biboteluxe (Elkar, 1985), Muxi eta Puxi (Elkar, 1987), Zazpi gelako hodeietako etxea (La casa de siete habitaciones en las nubes; Gipuzkoako Foru Aldundia eta Zarauzko udala, 1987), Mutiko Ausarta eta Neska Panpoxa (El Intrépido Chico y la Preciosa Chica; Elkar, 1989), Ausarta eta Panpoxa tartaloen basoan (Intrépido y Preciosa en el bosque de los tártalos; Elkar, 1991), Etxerako bidea (El camino a casa; Elkar, 1995), Albahaka lurrina (El perfume de la albahaca; Elkar, 1996), Oihaneko mutikoa / The boy from the jungle (El chico de la selva; Baigorri, 2000), Arreba txiki bat dut, eta zer? (Elkar, 2002; Trad. Voy a tener una hermanita, Editoriales Asociadas, 2002), Horazio eta jaguarra (Horacio y el jaguar; Elkar, 2002), Alfonbra berria (La nueva alfombra; Elkar, 2006).

Así mismo, Txiliku ha publicado dos libros que profundizan en la literatura oral y el folklore: Lau titiriti, bi tatarata... (Ayuntamiento de Rentería, 1995) y Axa mixa zilarra (Elkar, 2000). Con el primero el autor obtuvo el Premio Koldo Mitxelena en 1994. En dicha obra «partiendo de la adivinanza tradicional (las recogidas por Azkue y Vinson), podemos observar la manera de describir, clasificar y crear estas formas, para después poder crear nuevas adivinanzas» (in Etxaniz Erle, Xabier. Op. cit.). Por su parte, Axa mixa zilarra (Elkar, 2000) «es un bello libro que recoge varios elementos tomados del folklore: adivinanzas, canciones, juegos de palabras, trabalenguas, fórmulas de juego, curiosidades... En cuanto a estructura, tiene tantos apartados como días del año hay, pero primero presenta los días impares ("El rincón de los impares"), y después los pares ("El rincón de los pares"), creando interrelaciones entre una y otra sección, sobre todo a la hora de buscar la respuesta de las adivinanzas» (in Etxaniz Erle, Xabier; Lopez Gaseni, Manu. Op. cit.). «Esta obra no es uno de esos libros que el lector empieza y termina de la misma, no; esta obra es como el delicioso plato que se degusta de vez en cuando. Ahora unas adivinanzas, después responder a una pregunta (¿sabes qué se le responde al que pregunta "¿qué?", o ¿sabes qué se le dice a alguien que ha hecho una gran trastada?, por ejemplo), un poco más tarde leer un cuento breve, para terminar con otra adivinanza esta comida literaria que se le ofrece a quien se acerque a estas páginas» (Etxaniz Erle, Xabier. Behinola, núm. 3, noviembre de 2000).

Txiliku también ha realizado literatura para adultos, ejemplo de ello son el libro de narraciones Hontzaren orduak (Elkar, 1999; Trad. Las horas del búho, Ttarttalo, 2006) y 101 gau (101 noches; Elkar, 2000). En ese último, tal y como su propio título revela, encontramos escritos tomados durante ciento y una noches. «Algunos guardan similitudes con las narraciones, del mismo modo que otros están cerca del aforismo, y en tercer lugar hay escritos que pueden pasar por breves ensayos. Los temas son múltiples, como sucede en la vida. Tienen que ver con la cotidianeidad, no como revelación de la vida íntima sino como acto conmemorativo de todo aquello que hacemos, tarde o temprano. Pues saca a la luz nuestro recuerdo, para que se ventile. Porque lo que hacemos es pensamiento, o lectura, o... no sé, siempre estamos haciendo algo, y eso queda dentro de nosotros como si fuera un tesoro. Abundan las cuestiones en torno al euskera, también sobre los animales pequeños, y se nos muestran con gran precisión, como si fueran narradas por un entomólogo. Estos textos se leen con facilidad y en cierta medida son de provecho» (in Juaristi, Felipe. "Probetxuzko jakituria", Diario Vasco, 04-11-2000).

En 2006 publicó el libro Bizitza eredugarriak (Vidas ejemplares) con Elkar. En la citada obra, valiéndose de grandes dosis de humor e ironía, el autor recoge veinticinco biografías que pese a tener una base real presentan bastantes elementos ficticios. «La presentación de vidas ejemplares es una tradición que viene desde antiguo y que aún perdura, y creo que ante ellas hay que actuar con precaución. Ese ha sido uno de mis objetivos a la hora de escribir este. Por eso recomiendo al lector que lea con atención estas biografías. En cualquier pasaje puede estar oculta una broma», ha declarado el autor (in Zabala, Juan Luis. «Prebentzioz jokatu behar da eredu gisa aurkezten diren bizitzen aurrean», Berria, 12-10-2006).


Más información sobre el autor y su obra en Internet:




© Foto de Txiliku: elkarlanean.com

© Katixa eta Kroko: Elkar

© El tío Bin Floren: Planeta

© Las horas del búho: Ttarttalo