ZALDUA, Iban

(San Sebastián, 1966)

"Soy historiador de formación y, por ahora, también de profesión; de hecho, ejerzo como profesor de Historia Económica en la Universidad del País Vasco, más concretamente en la Facultad de Letras de Vitoria, que es la ciudad en la que vivo. En estos momentos, además de algunas esporádicas colaboraciones en prensa, coordino dos talleres de lectura (en Vitoria y en Mondragón) y formo parte del consejo de redacción de la revista electrónica de literatura Volgako Batelariak. En 1989 publiqué mi primer libro: Veinte cuentos cortitos. Luego vinieron los libros de cuentos en euskara Ipuin euskaldunak (1999, en colaboración con Gerardo Markuleta), Gezurrak, gezurrak, gezurrak (2000; su traducción la publicará Lengua de Trapo), Traizioak (2001) e Itzalak (2004), así como La isla de los antropólogos y otros relatos (2002), este último en castellano. He publicado, además, un breve ensayo sobre la literatura vasca actual (Obabatiko tranbia. Zenbait gogoeta azken aldiko euskal literaturaz, 1989-2001, 2002) y dos novelas breves para jóvenes, Kea ur gainean (2002) e Ile lucen kondaira (2004).

En todo caso, he de decir que escribo relatos: soy, fundamentalmente, un cuentista. No creo que los oficios de cuentista y de novelista sean antitéticos, pero sí sé -lo he comprobado- que son muy diferentes. Como por lo visto decía John Cheever, al menos según Rodrigo Fresán: «Un cuento o un relato es aquello que te cuentas a ti mismo en la sala de un dentista mientras esperas que te saquen una muela. El cuento corto tiene en la vida, me parece a mí, una gran función. Es, también, en un sentido muy especial, un eficaz bálsamo para el dolor: en un telesilla que te lleva a la pista de esquí y que se queda atascado a mitad de camino, en un bote que se hunde, frente a un doctor que mira fijo tus radiografías... Pasamos el tiempo esperando una contraorden para nuestra muerte y cuando no tienes tiempo suficiente para una novela, bueno, ahí está el cuento corto. Estoy muy seguro de que, en el momento exacto de la muerte, uno se cuenta a sí mismo un cuento, y no una novela». Quizás porque, como afirmaba Ambrose Bierce, la novela es «un relato corto cuando se hincha... Que sus restos descansen en paz -aunque algunos de ellos se siguen vendiendo muy bien-». En todo caso, es posible que yo escriba relatos porque, como dijo Joseba Sarrionandia, «los niños no piden a sus padres que les cuenten novelas, sino cuentos».

Zaldua, I. "Biografía", in Olaziregi, M.J. (ed.), Pintxos. Nuevos cuentos vascos, Lengua de Trapo, Madrid, 2005.


©Mari Jose Olaziregi




Iban Zaldua es historiador y profesor de Historia de la Economia en la Universidad del País Vasco. Es miembro del comité de redacción de la revista literaria electrónica Volgako Batelariak. Son seis los libros de cuentos que ha publicado hasta la fecha: Veinte cuentos cortitos (Gipuzkoako Foru Aldundia, 1989), Ipuin euskaldunak [Cuentos Vascos] (Erein, 1999, junto a Gerardo Markuleta), Gezurrak, gezurrak, gezurrak (Erein, 2000. Trad: Mentiras, mentiras, mentiras, Lengua de Trapo, 2005), Traizioak (Erein, 2001), La isla de los antropólogos y otros relatos (Lengua de Trapo, 2002), Itzalak (Erein, 2004) y Etorkizuna (Erein, 2005. Trad.: Porvenir, Lengua de Trapo, 2007).

Además, ha publicado artículos de crítica literaria y de opinión en revistas y periódicos conocidos. Son precisamente algunos de ellos los que conforman sus libros Obabatiko tranbia (El tranbia de Obaba) (Alberdania, 2002) y Animalia disekatuak (Animales disecados) (Utriusque Vasconiae, 2005). Su novela de ciencia ficción Si Sabino viviría (Lengua de Trapo, 2005) es, de momento, la única incursión que Zaldua ha hecho en el género.

Creemos que son pocos los autores vascos que han sabido acertar como lo ha hecho Iban Zaldua en el género del microrrelato. Humor, agudeza y una ironía a veces corrosiva presiden sus cuentos, pero, sobre todo, Zaldua gusta de los juegos metaliterarios al estilo de Borges, o de la fantasía incrustada en lo cotidiano al estilo de Cortázar. Además de ellos, el cómic, la cultura pop o la ciencia ficción conforman las afinidades literarias del autor. Podríamos decir que su literatura busca romper el tópico e huir de lo obvio. El autor ha demostrado que es capaz de escribir en registros y estilos muy diversos, y de construir atractivas historias en las que no hay ninguna palabra de sobra. Pero, ante todo, Zaldua ha conseguido que sus cuentos no dejen impasible al lector. Se trata de relatos cuya fuerza e intensidad los convierten en portadores de esa cualidad que, según Cheever, tiene el cuento: la de constituirse en aquello esencial que nos contamos en el momento de la muerte.

En su primer libro, Ipuin euskaldunak, Zaldua y Markuleta analizaron la esencia de la vasquidad y del patriotismo desde un punto de vista irónico. La portada del libro, una ilustración del cuadro Romería de Arrue, nos indicaba ya desde el comienzo que no nos encontrábamos ante un texto costumbrista renovado. Y es que Ipuin euskaldunak no es un volumen de cuentos patriotas, sino de cuentos que tratan de abordar la complejidad y diversidad de la sociedad vasca con humor y a veces con toques trágicos. Historias, en definitiva, que perfilan un sonrisa en el lector y que por las referencias que incluyen (Borges, Cortázar, Galeano, Monterroso, Calvino...) muestran las afinidades literarias de Zaldua.

Creemos que Mentiras, mentiras, mentiras supuso un avance interesante en la trayectoria literaria del autor. El libro incluye 26 cuentos distribuidos en 6 capítulos, y tal y como admitió el propio Zaldua, J. Cortázar está muy presente en ellos. Está presente porque se nos sugiere que tanto la realidad como la ficción son una gran mentira; está presente porque en nuestra vida aparentemente coherente, surgen grietas que cuestionan los límites entre lo real y lo irreal. El autor utiliza técnicas de la literatura fantástica y trata de mirar hacia tiempos pasados y de saldar su deuda con autores como Vila Matas o Kundera. Al igual que lo hiciera en el libro anterior, Zaldua mira a la realidad vasca y trata de buscar momentos para la reflexión. Entre los cuentos que resultan destacables, mencionaríamos Gérard Marchan, próximo a E.A. Poe y en el que el protagonista utiliza su tienda para esconder los cadáveres. También es mencionable el cuento metaliterario titulado "Literatura y fraude", donde Zaldua rinde homenaje a J.L. Borges.

El libro de cuentos Traizioak (Traiciones) incluye 40 cuentos, organizados en cinco apartados: traiciones al realismo, a la revolución, a la memoria, a la patria y a la literatura. Se trata de cuentos brevísimos que parten de lo cotidiano para platear ficciones que están a caballo entre la crónica y la narración. Es reseñable que la mayoría de cuentos incluidos en el libro son variaciones de las columnas publicadas por el autor en los periódicos Egunkaria y El País, y que ello incide de forma notoria en el estilo y contenido de los mismos. El autor utiliza la primera persona narrativa, las anacronias temporales, los planos narrativos múltiples, los finales sorprendentes o una fantasía incrustada en lo cotidiano para mirar de forma crítica a eso que llamamos realidad.

Zaldua extrema su capacidad de utilizar diferenes estilos y registros literarios en su libro de cuentos Itzalak (2004). Los 37 cuentos que lo integran hacen un homenaje literio a la sombra, y resaltan el paso inexpugnable del tiempo, o la apuesta por el Arte que trata de revelar lo invisible. Elogio de la sombra, por tanto, en un viaje literario que, utilizando la metaficción, Zaldua realiza a través de autores y obras conocidas.

El libro de cuentos Etorkizuna (traducción: Porvenir, Lengua de Trapo, 2007) obtuvo el Premio Euskadi de Literatura en el año 2006. Es la reflexión en torno al paso del tiempo la que se constituye en el hilo conductor de los diferentes cuentos del libro, y esta reflexión nos revela un diagnóstico irónico y escéptico de las relaciones humanas, así como de la realidad política vasca. El recurso a diversos registros (ciencia ficción, ensayo, juego literario...), la utilización de grandes dosis de ironia, las paradojas... son algunas de las técnicas que Zaldua utiliza para poner de manifiesto el lado oscuro de la realidad que nos rodea.


Más información sobre el autor:




© Foto: donostiakultura.com

© Itzalak: Erein

© Ipuin euskaldunak: Erein

© Mentiras, mentiras, mentiras: Lengua de trapo

© Traizioak: Erein

© Porvenir: Lengua de trapo